CHACUEY

Wednesday, August 03, 2005




ANTECEDENTES

ALGUNOS DATOS HISTORICOS

No se nos ocurre hablar del sitio arqueológico y de arte rupestre de Chacuey sin evocar la figura del eminente arqueólogo Dominicano Ingeniero Emil Boyrie de Moya, director del instituto dominicano de investigaciones antropológicas. La incansable labor de este pionero, lo llevaría el 19 de abril 1947, mientras desempeñaba labores propias de su cargo como subsecretario de estado de fomento obras publicas y riego en la zona norte de la frontera, a la localización de una plaza ceremonial, unas paralelas o camino de mas de quinientos metros de la plaza al río y un importante sitio de arte rupestre en ambas márgenes del rio Chacuey.

La localización de este sitio fue posible por la colaboración del Dr. Carlos González Núñez quien le mencionara su existencia y lo guiara hasta el mismo. No fue sino hasta febrero de 1948 y ya creado mediante ley del congreso: el instituto dominicano de investigaciones antropológicas, deL cual el Ing. Boyrie fue su primer director, que se pudo concretar una exploración e investigaciones mas acabada en el sitio arqueológico de Chacuey, en esta visita participo el eminente arqueólogo cubano Dr. Rene Herrera Fritot quien para los años de 1947 y 1948 se desempeñaba en el país como asesor técnico del Instituto.
Los resultados de esta y otras exploraciones e investigaciones realizadas en Chacuey en 1951 y 1952 con la participación de otros arqueólogos dominicanos entre ellos el entonces ayudante de arqueología el Dr. Chalatte Baik, son recogidos en la obra: “Monumento Megalítico y petroglificos de Chacuey Republica Dominicana”publicado en 1955 por la Universidad de Santo Domingo.
SOLIDARIDAD CON LAS CUEVAS DOMINICANAS
Escribe un e-mail contra las destruccion de las areas naturales












ALGUNAS CONSIDERACIONES ACERCA DE CHACUEY


Nuestro primer contacto directo con los petroglifos de Chacuey fue más bien tardío en el 2004 aunque podemos decir que lo conocemos desde siempre por el libro del Ing. Emil Boyrie de Moya y el trabajo monográfico de Peter Febles y toda una suerte de informaciones y noticias de las màs variadas fuentes.

En alguna Ocasión siendo Director del Departamento de Arte Rupestre y Espeleología del Museo del Hombre Dominicano nos toco disertar acerca de este sitio y tuvimos que confesar que las noticias que ofrecíamos del sitio eran las que habíamos estudiados del Libro de Boyrie, no obstante dejamos saber que considerábamos la obra del pionero una de las mas acabadas de los estudios del arte rupestre dominicano.

Cuando conocimos el sitio comprobamos la agudeza y la inteligencia de Boyrie y aunque la realidad siempre supera las descripciones, las reseñas del maestro son poco menos que grandiosas.

Trataremos sin embargo de sustraernos de los estudios y razonamientos del maestro en muchos casos de acuerdo con el y otros con algunas diferencias de apreciación, pero con mucha admiración por su talento.

Una vez en el Río Chacuey antes aquellas piedras color gris azul muy lavadas y en algunos casos destruidas por la mano del hombre, me surgieron dos preguntas en las que descanso mi apreciación del sitio, primero, porque la elección de este sitio y segundo porque se apreciaba diferentes lugares de ejecución de las figuras y variantes en la concepción de los diseños.

Para la primera pregunta di por descontado la noticia de yacimientos arqueológicos cercanos, clara señal de asentamientos de cierta permanencia en la zona y su posible asociación con los autores de los petroglifos

Los petroglifos en su mayoría realizados a base de puntiagudos buriles que dejan finos percutidos que describen las líneas, en algunos casos localizamos el inciso o el percutido ancho.

Los petroglifos en su mayoría antropomorfos, zoomorfos y fitomorfos en algunos casos con tendencia a representar escenas en movimiento.

Entre las figuras mas importantes cabe destacar a Boynayel dios lloroso de la lluvia las aves unidas por el pico, escenas de caza; perros corriendo detrás de aves, figuras antropomorfas con complicadas indumentarias o tocados.

La densidad de diseños y las variaciones en la concepción de las mismas nos sugiere una gran cantidad de personas operando en la realización de las mismas y un largo periodo de tiempo

Nos llamo mucho la atención que ciertos petroglifos sobre todo figuras de aves unidas por el pico figuras antropomorfas estuvieran talladas en lugares en que en meses de lluvia o con la crecida del río quedarían cubierta por las aguas.

Las frecuentes figuras fitomorfas me hicieron pensar, que esta practica de emplazar los petroglifos donde las aguas lo cubrieran en los meses de lluvia podía corresponder a rituales de la fertilidad o alguna practica propiciatoria.

Sin embargo recordé una cita del cronista Pedro Mártir de Angleria en las Décadas del Nuevo Mundo donde narra lo siguiente: “cuando a un cacique le nace un hijo, acuden los reyezuelos vecinos y penetran en la alcoba de la reina. Cada cual saluda al niño de manera distinta con nombres que resaltan las cualidades y bondades de la región o familia “río rico” “refulgente como el latón” “altura” etc. etc. y el niño será llamado de estas maneras.

Los recién nacidos eran llevados inmediatamente a los ríos o arroyos donde eran lavados en una ceremonias purificatorias.

La relación de los aborígenes de la isla Española con el agua esta suficientemente documentada en las crónicas y relatos, noticias de prácticas curativas y propiciatoria. Por lo cual la existencia de sitios como Chacuey, solo confirman que además de las lavativas rituales a los recién nacidos en ríos y arroyos, estos eran demarcados seleccionando sitios específicos para estas, y el arte rupestre allí plasmado (es nuestra hipótesis) no son mas que los relatos de importantes ceremonias o nacimientos.

[1] Pedro Mártir de Angleria en las Décadas del Nuevo III libro VII-X

ESTADO DE SITUACION

fue en febrero de 1948 y ya creado mediante ley del congreso: el instituto dominicano de investigaciones antropológicas. de las cuales el Ing. Boyrie fue su primer director, que se pudo concretar una exploración e investigaciones mas acabada en el sitio arqueológico de Chacuey, en esta visita participo el eminente arqueólogo cubano Dr. Rene Herrera Fritot quien para los años de 1947 y 1948 se desempeñaba en el país como asesor técnico del Instituto.

Los resultados de esta y otras exploraciones e investigaciones realizadas en Chacuey en 1951 y 1952 con la participación de otros arqueólogos dominicanos entre ellos el entonces ayudante de arqueología el Dr. Chalatte Baik, son recogidos en la obra: “Monumento Megalítico y petroglificos de Chacuey Republica Dominicana”publicado en 1955 por la Universidad de Santo Domingo.

Los detalles e informaciones del libro de 281 paginas de las cuales 63 están dedicadas a laminas del importante sitio son un valioso legado para las generaciones venideras y es un libro de consulta y de referencia de valor inestimable.

En lo personal, mi contacto con el arte rupestre de Chacuey y mi apreciación del mismo desde mi formación como artista plástico fue definitoria, la simpleza de las técnicas de ejecución, contrapuesta con la complicada y no definida razón de los motivos además de la aparente inocencia de los elementos crea un universo de preguntas.

Una primera revisión por los elementos que conforman el arte rupestre de este sitio, nos muestra al hombre como motivo principal, la delicada ejecución de algunas caras y tocados nos hace temer en algún momento el paso de culturas diferentes.

En lo tocante a los motivos antropomorfos, encontramos figuras en movimiento, órganos sexuales definidos figuras siamesas, otras, caras simples o mascaras, rostros llorosos o figuras de complicada estilización, en la ejecución percutida de esta figura se aprovecha de manera magistral la orientación de la roca los desniveles sinuosidades y oquedades de la piedra para el planteamiento de la figura.

Otros de los motivos dominantes son los zoomorfos predominando los motivos de aves en complicados movimientos y conjuntos que sugieren danzas o fenómenos propios de algún cifrado mensaje, además, pero en menos cantidad se pueden apreciar lagartos, culebras, algunos de difícil identificación pero evidentemente cuadrúpedos.
motivos fitomorfos laberínticos o estelares pueden ser fácilmente identificados en Chacuey.

La importancia de Chacuey como sitio arqueológico no debe ser confundida por la modalidad de algunos negociantes de destruir sitios patrimoniales para entregarlos al turismo, desvirtuado y desnaturalizado su naturaleza sin estudios previos que garanticen un mínimo de registro para las futuras generaciones que se interesan por el estudio de nuestra cultura.

Chacuey esta conformado por múltiples elementos que lo hacen un sitio único en su genero y las comparaciones buscando analogía nos llevan en cuanto a la plaza, a compararlo con coral de los indios en San Juan de la Maguana o al cuadro de piedra en el Parque Nacional del Este, las paralelas o camino de la plaza al río es fenómeno común a otros sitios arqueológicos en el país, el arte rupestre es de rara factura en cuanto a los motivos o diseños.

La Secretaria de Estado de Cultura, Museo del hombre dominicano, conciente de su rol en la conservación, preservación y salvaguarda del patrimonio cultural prehispánico dominicano apoya decididamente las investigaciones arqueológicas, y en los últimos dos años viene capacitando su personal en cursos talleres y seminarios orientados a la preservación y conservación de áreas patrimoniales y Museos.


La falta de recursos económicos en nuestro países requiere del esfuerzo de todos para la preservación de nuestro patrimonio, la voluntad del los legisladores, de los sectores sensibles, clubes, asociaciones, artistas o empresarios de los pueblos o regiones favorecidos por estos tesoro arqueológico, deben servir de promotores de su custodia o de su salvaguarda.

Los motivos del arte rupestre de Chacuey ilustran muchos libros del tema, y hemos encontrados en publicaciones extrajeras refiriéndose al arte rupestre dominicano algunos motivos de Chacuey.

los artesanos y artista plásticos han explotado profusamente la temática y nos hemos encontrados con diferentes logos publicitarios que han utilizado estos diseños, documentales y estampas y postales han salido de este santuario al aire libre.

Investigadores nacionales e internacionales han trabajado la zona, sin obtener un registro definitivo de manera oficial mientras factores de degradación naturales y provocados por el hombre van socavando este recurso lenta pero inexorablemente.

las descripciones que nos ofrece en su libro el ingeniero Boyrie en el año 1947 dista mucho de la realidad del 2002 Chacuey mas que un sitio de gran belleza y un lugar ideal para visitar es uno de los sitios ceremoniales que clama por atención, creemos que nuestro país es un lugar de gran riqueza arqueológica y una solución para la protección de tal cantidad de recursos es la educación de los lugareños mas cercanos al lugar de emplazamiento de tales recursos .

Celebramos la participación de gente de la comunidad, creemos firmemente en que, tales iniciativas son una respuesta a la rápida degradación de sitios arqueológicos del país y cuentan con el apoyo de la Secretaria de Estado del Cultura Museo del Hombre Dominicano y con todos los investigadores de esta institución.

Sunday, July 31, 2005


CENTRO CEREMONIAL DE CHACUEY
ANTECEDENTES

No se nos ocurre hablar del sitio arqueológico y de arte rupestre de Chacuey sin evocar la figura del eminente arqueólogo Dominicano Ingeniero Emil Boyrie de Moya, director del instituto dominicano de investigaciones antropológicas. La incansable labor de este pionero, lo llevaría el 19 de abril 1947, mientras desempeñaba labores propias de su cargo como Subsecretario de Estado de Fomento Obras Publicas y Riego, en la zona Norte de la frontera, a la localización de una plaza ceremonial, unas paralelas o camino de mas de quinientos metros de la plaza al río y un importante sitio de arte rupestre en ambas márgenes del rio Chacuey. La localización de este sitio fue posible por la colaboración del Dr. Carlos González Núñez quien le mencionara su existencia y lo guiara hasta el mismo.